Homenaje a los angelitos de mis amigas

Cuando pensamos en embarazo, o cuando nos enteramos que estamos embarazadas, aunque al principio cueste creer o aun no lo asumamos del todo ya que aun no tenemos pancita o nos parece muy pronto… a medida que pasa el tiempo vamos ilusionándonos cada vez mas con la idea de ser mamá, la llegada del nuevo bebe, pronto nos intrigará de que sexo será, empezamos a pensar en nombres, luego intentamos imaginar como se verá, a quien se le parecerá, que color de pelo o de ojos tendrá, disfrutamos de las primeras pataditas, que luego van aumentando en intensidad… mas adelante compramos ropitas, zapatitos, minúsculas mediecitas, todo lo que veamos en las tiendas para bebes nos enternece y conmueve con solo imaginar como le quedará a nuestro príncipe o princesa… También recibimos regalos, quitamos mil fotos de nuestra pancita, preparamos en la casa algún espacio para el nuevo integrante, ya lo llamamos por su nombre y lo esperamos con alegría. Nos imaginamos como sera la vida cuando ese milagrito este en nuestros brazos, etc, etc, etc…

Pero lo que casi nunca pensamos, lo que casi nunca esperamos, es como sería perder a ese pequeño ser antes o después de su nacimiento. La verdad es que tengo tres hijos, y en mis dos primeros embarazos, salvo el lejano miedo que siempre esta latente cuando vas a hacerte algún estudio, ecografia o lo que sea, o cuando de repente disminuyen los movimientos del bebé en el vientre, uno nunca piensa, o al menos no asume, que algo malo pueda pasar, mas bien se espera que nada malo suceda… y aunque ocasionalmente escuchamos alguna triste historia, tendemos a pensar que son casos aislados y complicados, lejanos a nosotros.

En este mi tercer embarazo me toco compartir la pérdida de 4 angelitos de amigas reales y virtuales, una que a días de nacer falleció en la pancita de su mami y tres alzaron el vuelo luego de nacer. Yo aun estaba embarazada y me ponía a pensar lo malo que esas chicas deberían estar pasandola, y me preguntaba como era posible vivir luego de algo asi… El dia del nacimiento de mi gordito, no pude evitar pensar y recordar, que a muchos kilómetros de distancia, una de esas chicas estaba enterrando a su angelito …

Es cierto que uno ya ama a ese pequeño ser apenas sabe que lo tiene dentro, pero cuando lo tienes en brazos es como si un río cayera encima tuyo, un inagotable río de amor. Lo miras y lo re miras,  sus ojos, su boca, su pequeña naricita, tratas de guardar cada detalle en la eternidad de tu corazón… Durante el embarazo, cada vez que pensaba en lo que esas amigas habían atravesado, no podía dejar de pensar, ¿que pasaría si fuera yo, si fuera mi bebé?, y rápido sacaba ese pensamiento de mi mente antes de entrar en una vorágine de emociones que seguro en mi super debilitado estado emocional me llevarían irremediablemente al llanto y al túnel del miedo al que entraba tan a menudo…

Y ese día que tenía en brazos a mi gordito recién nacido, por un extraño minuto, lo miré y la imagen de uno de aquellos angelitos se me vino a la mente y se mezclo con las facciones del mio. Y ahí pude sentir por unos segundos el desgarrador dolor  y desesperación que esas personas habrán sentido. Y entonces lo abracé fuerte, todo lo fuerte que puedes abrazar a un bebe recién nacido, tratando de sujetarlo para que no se le ocurriera volar…

No puedo ni pensar lo que ha de ser atravesar una situación como esa, salir del sanatorio, en lo que debería ser el momento mas feliz de tu vida, sin tu niño en brazos. Llegar a tu casa y ver las ropitas, la cunita, los peluches, el espacio que por tanto tiempo preparaste con tanta ilusión y  que debió ser ocupado por aquel a quien tanto esperamos… Sufrir los dolores del postparto sin tener al chiquitín que te hace recordar a cada segundo que todo aquello valió la pena…  Supongo que cuando pasen los años verán a sus niños en cada niño o niña que tenga la edad que debería tener aquel que se fue, y se preguntarán como habría sido, y con cada sonrisa, con cada mirada, el dolor aunque ya cicatrizado, se hará sentir… Simplemente no me lo puedo imaginar, no lo puedo dimensionar.

Y admiro muchísimo a estas personas, a quienes han vivido una experiencia tan triste y traumática y lo han podido superar. Yo se que nunca olvidarán a sus angelitos y creo firmemente que un día se reunirán con ellos en el cielo. Creo que son madres ejemplares pues han sabido renunciar a aquello que mas aman, y Dios no pasará por alto este gesto. Las admiro amigas, y quise dejarlo por escrito en esta entrada, dedicada a ustedes y a esos hermosos bebes que las miran y cuidan desde el cielo y que cada noche mientras ustedes duermen, bajan un ratito a recostarse en sus pechos, para oír el corazón de quien lo tuvo en su pancita tantos meses… Escribir es una de las cosas que mas me gusta hacer, pues me permite expresarme sin censuras… y este es entonces mi homenaje para José Manuel, Joshua, Dulce María y Luis Ángel…

Anuncios

Imagen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Follow Just Me on WordPress.com

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.944 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: